La autoestima

A menudo hemos oído decir que esa o aquella persona es una engreída que se lo tiene creído, vaya. Es cierto que, a veces podemos encontrarnos con esa clase de personas y, no nos caen demasiado bien que digamos. Y es que una autoestima alta tiene muy mala fama. Vamos a intentar poner las cosas en su sitio.


La autoestima (quererse) tiene que ver con la valoración que  nos hacemos: ¿Qué digo de mí? ¿Cómo lo valoro? ¿Qué significa para mí esa evaluación?, es en definitiva, el concepto que tengo de mi valía.   

No solo hablamos de un concepto general, sino también de conceptos más particulares, por ejemplo, podemos opinar que no "servimos" para determinado deporte,  pero que somos linces en idiomas, es decir nuestra autoestima está construida de numerosos conceptos acerca de nuestra propia persona.

Lo realmente importante de la autoestima es como valoro mis cualidades o defectos y qué siento al valorarlos, a veces nos comparamos con otras personas o sus opiniones nos impiden que nos aceptemos y queramos tal y como somos.

Una persona que no se quiera, que no se acepte, que no sepa cuánto vale,  difícilmente podrá querer a otra persona, porque lo que buscará en su pareja  es el amor  como una  prueba de su valía, buscará en la otra persona el reconocimiento que ella no sabe darse, y para "conseguir" ese amor tendrá que hacer muchas renuncias, dejará de ser ella misma,  no sabrá DECIR NO, nunca estará segura de su relación. No sabrá protegerse de los riesgos que conlleva la actividad sexual, ni de las relaciones de pareja poco sanas.

En este sentido podemos afirmar, que una autoestima alta y realista es también un buen elemento protector de nuestra salud sexual y de nuestra salud en general, tanto física como mental.

Porque de eso se trata de conocernos, aceptarnos y querernos tal y como somos. Si lo conseguimos, sabremos sacar partido de nuestras cualidades a pesar de nuestros defectos, mejorar en aquello que realmente sea mejorable, aprender de nuestros errores y encarar la vida con alegría. ¿Esto no tiene nada que ver con ser personas engreídas, verdad?

 

Imagen de sección

Contenidos relacionados

Las zonas erógenas
La masturbación o autoerotismo
Somos personas sexuadas
El ¿petting¿
El placer sexual
Los afectos