Somos personas sexuadas

En niños o niñas, chicos o chicas, hombres o mujeres... Desde el momento en que se enamoraron (fecundación) el óvulo de nuestra mamá y el espermatozoide de nuestro papá obtuvimos un "carné de identidad"  (sexo genético) que a lo largo de TODA NUESTRA VIDA nos permite construirnos e identificarnos física, psicológica y socialmente con uno de los dos sexos.


   Al modo en que vivimos y expresamos nuestra condición de personas sexuadas lo llamamos Sexualidad, el cómo la vivamos y expresemos  dependerá de nuestra edad, de nuestra cultura, de la educación recibida, de cuánto nos han querido y sobre todo, de cómo nos sintamos ante el hecho de ser hombres o mujeres.
    La sexualidad nos posibilita:

  • La obtención de placer, en todas las categorías posibles: diversión, juego, bienestar, disfrute, orgasmo...
  • Relacionarnos con las otras personas, con "LA OTRA PERSONA", intercambiar afectos positivos, dar y recibir placer... ¡Somos seres sociales!
  • La reproducción ¡Desde la primera regla y desde las primeras eyaculaciones ya puedes ser madre o padre! Es muy deseable que la decisión de ser padre o madre sea tomada desde la libertad y la responsabilidad de los dos miembros de la pareja. Un embarazo no deseado no es un buen comienzo.

En los distintos momentos de nuestra vida, cada una de estas posibilidades tendrá una importancia distinta, aunque el placer, en todas sus facetas, será (o debería ser) una constante en nuestra historia sexual.

Imagen de sección

Contenidos relacionados

Las zonas erógenas
La autoestima
El ¿petting¿
El placer sexual
Los afectos